Uplifting Words

Baha'i Faith inspiró el blog

Casa          Lugares Sagrados Bahá'ís          Días Santos Bahá'ís          Personas Influyentes          Historia Bahá'í          Artículos Bahá'ís          Contacto

La Casa de 'Abdu'llah Pasha

La renovación de la Casa de 'Abdu'lláh Páshá, un edificio cuya adquisición fue un logro suplementario del Plan Quinquenal (1974-1979), fue completada por Ridván 1983. El minucioso trabajo de restauración y el reacondicionamiento, hermosamente, fueron fielmente Realizado bajo la supervisión de Amatu'l-Bahá Ruhíyyih Khánum.

La importancia del papel de Amatu'l-Bahá Ruhíyyih Khánum en la restauración de la casa de 'Abdu'lláh Páshá se acentúa cuando se recuerda que su madre, la ilustre May (Bolles) Maxwell, fue miembro de esa primera fiesta. de los peregrinos occidentales que en 1898 fueron recibidos por Abdu'l-Bahá en esa casa, y que fue el lugar de nacimiento de Shoghi Effendi, en el que se convertiría en "ayudante", "escudo" y "colaboradora incansable".

Apenas cinco años después del fallecimiento de Bahá`u'lláh, se hizo evidente que la parte de la Casa de `Abbud disponible para la ocupación era adecuada para Su familia ampliada. En el otoño de 1896, 'Abdu'l-Bahá `con característico vigor' entró en acción y, en los meses anteriores al nacimiento de Shoghi Effendi, dispuso alquilar el edificio principal, y posteriormente las alas subsidiarias, de la casa de 'Abdu'. Lláh Páshá en el barrio de Mujádalih, en la esquina noroeste de `Akká. Lo estableció como su residencia oficial, y también como un hogar para sus hijas, sus esposos y sus familias. Así sucedió que en marzo de 1897, en una habitación superior del ala orientada hacia el sur, Shoghi Effendi nació en esa casa que fue testigo de tantos eventos de vital importancia para la Fe y para el futuro de la humanidad.

En septiembre de 1977, la Casa Universal de Justicia aprobó los planes de restauración preparados por el Sr. Ridvánu'lláh Ashraf, un joven arquitecto persa bahá'í. El trabajo real fue iniciado tres meses después por un equipo de bahá persas con experiencia en la reconstrucción de ciertos lugares sagrados en Írán. Algunos de los trabajos se dejaron salir por contrato. La tarea de renovación fue extensa y se llevó a cabo de manera constante con miras a acelerar el tiempo en que esta residencia de valor incalculable se abriría para peregrinar. No menos de doscientas sesenta puertas y ventanas, con dibujos en los originales, tuvieron que ser hechas e instaladas. El techo tuvo que ser reconstruido y revestido con tejas rojas compradas en Francia; se montaron e instalaron nuevos techos, estos últimos utilizaron ciento veinte metros cúbicos de madera Katrina, comprada en Turquía, cuyo material fue el material original. Además de las reparaciones de la estructura interior y exterior, fue necesario reparar los muros sur y oeste que rodean la propiedad, un proyecto que requería aproximadamente setecientos metros cúbicos de piedra y cemento. También se han preparado planes para instalar el jardín, reparar la piscina en el patio central y volver a pavimentar la entrada.

Ningún esfuerzo se había escatimado en restaurar fielmente este edificio histórico a su condición en el momento en que fue ocupado por el Maestro y la Sagrada Familia. Todos los documentos y fotografías disponibles fueron estudiados de cerca, y los restos del antiguo edificio fueron cuidadosamente rastreados. De inestimable valor para el proyecto fueron los recuerdos personales detallados de la fallecida Sra. Zeenat (Zínat) Baghdádí, que era miembro de la familia en el tiempo de 'Abdu'l-Bahá.

Las habitaciones superiores de la casa fueron, a pedido de la Casa Universal de Justicia, exquisitamente y cuidadosamente amuebladas al estilo del período de Amatu'l-Bahá Ruhíyyih Khánum, cuyo esfuerzo exitoso inspirará, no menos en los futuros peregrinos que en el Afortunados primero, profunda reverencia y sincera gratitud.

Mary Hanford Ford publicó un relato de su peregrinación a esta casa en Star of the West, vol. XXIV:

'La pequeña habitación en la que me alojé y en la que tuvieron lugar las conversaciones significativas con' Abdu'l-Bahá fue de la descripción más simple. El piso estaba cubierto con esteras, la estrecha cama de hierro y el lavabo de hierro con agujeros más grandes y más pequeños para el tazón y la jarra eran de esa descripción a prueba de insectos que me había familiarizado. Todo estaba escrupulosamente limpio y había abundante suministro de agua para bañarse y beber. Una amplia ventana daba a la enorme muralla de la ciudad sobre el azul mediterráneo y antes de esto se extendía un diván sobre el cual se sentaba 'Abdu'l-Bahá cuando vino a verme'. La victoria palpable que 'Abdu'l-Bahá había arrebatado de la persecución, la intriga, el odio, la vilificación incluso, dirigida contra Él durante Sus doce años en la casa de' Abdu'lláh Páshá, fue claramente aparente cuando, después de su liberación del encarcelamiento. en 1908, se mudó a su nueva residencia en Haifa. En ese momento, el futuro Guardián era un niño de once años, pero su nombramiento, aunque era un secreto cuidadosamente guardado, ya lo había hecho 'Abdu'l-Bahá en la parte de Su Voluntad y Testamento revelada en esa casa.

Durante los doce años de Su residencia en esta casa, 'Abdu'l-Bahá demostró la verdadera nobleza de Su naturaleza divina, venció el odio con amor, persiguió sin descanso contra la creciente oposición, la dirección de la Causa de Su Padre, mantenida en la cara Del fanatismo, los celos y la amargura. Su cuidado incesante de los pobres, los enfermos y los vencidos, con una ecuanimidad sin igual, la crisis más grave de su vida. Las palabras del guardián dan testimonio de estas cosas:

"... En Su mesa, en aquellos días, cada vez que había una pausa en la tormenta que se desataba sobre Él, reunía a peregrinos, amigos y investigadores de la mayoría de los países mencionados, representantes de los cristianos, los musulmanes, los Fe judía, zoroastriana, hindú y budista. A los necesitados que atestaban sus puertas y llenaban el patio de su casa todos los viernes por la mañana, a pesar de los peligros que lo rodeaban, distribuía limosnas con sus propias manos, con una regularidad y generosidad que le valieron el título de "Padre de la Pobre". Nada en esos días tempestuosos podría sacudir su confianza, nada podría interferir con sus atenciones a los indigentes, huérfanos, enfermos y oprimidos, nada podría impedirle llamar personalmente a aquellos que estaban incapacitados o avergonzados. solicitar ayuda ...

'Tan imperturbable era la ecuanimidad de' Abdu'l-Bahá que, mientras los rumores se estaban enojados por el hecho de que podría ser arrojado al mar o exiliado a Fizán en Tripolitania o ahorcado en la horca, Él, ante el asombro de sus amigos y la diversión de sus enemigos, se podía ver plantando árboles y enredaderas en el jardín de su casa, cuyos frutos cuando la tormenta había volado, él ordenaría a su fiel jardinero, Ismá'il Áqá, arrancar y presentar a esos mismos demonios y enemigos con motivo de sus visitas a él.

En esta casa nació el niño ordenado para mantener el destino de la Fe en sus manos durante treinta y seis años y para convertirse en su "Amado Guardián", el niño llamado "Shoghi" por su abuelo, quien creció bajo Su amorosa y solícita. Cuidado y se convirtió en el destinatario de sus tabletas.

Cuando Bahá'u'lláh ascendió, en 1892, la Mansión de Bahjí permaneció en la ocupación del arquero del Pacto, el hermanastro del Maestro, Muhammad-'Ali, y miembros de esa rama de la familia de Bahá'u'lláh. . 'Abdu'l-Bahá y los miembros de Su familia, incluida Su ilustre hermana la Hoja Sagrada Más Grande, permanecieron en la Casa de' Abbúd, que siguió siendo la residencia oficial de 'Abdu'l-Bahá. En el curso del quinto año después de que Bahá'u'lláh falleciera el matrimonio de 'Abdu'l-Bahá, tuvieron lugar las dos hijas mayores y rápidamente se hizo evidente que la parte de la Casa de' Abbúd disponible para la ocupación era lamentablemente inadecuada para el familia ampliada. Con el vigor característico, 'Abdu'l-Bahá tomó medidas y en los meses previos al nacimiento de Shoghi Effendi dispuso alquilar el edificio principal y, posteriormente, las alas subsidiarias, de la casa de' Abdu'lláh Páshá y lo estableció como su residencia oficial. Así sucedió que, en 1897, Shoghi Effendi nació en la misma casa (en una habitación superior del ala orientada hacia el sur) que presenció eventos de vital importancia para la Fe y el futuro de la humanidad.

No se Pierda

©2018 por UpliftingWords.org

English.jpg